Saltar al contenido

Hola, mi nombre es sergio y esto quiero enseñarte.

En el mundo en que vivimos podemos encontrar una gran cantidad de cosas maravillosas y hermosas; desde paisajes que enamoran a nuestros ojos, hasta criaturas de increíbles estéticas y capacidades, contando con aromas, sabores y sensaciones que nos rodean todos los días. Sin embargo, no todo es tan maravilloso pues podemos encontrar en este mundo cosas capaces de causarnos gran daño. Un ejemplo de esto son los venenos y es por eso que a continuación te enseñaremos un poco sobre ellos.

Veneno definición

Podemos llamar veneno a una sustancia, pudiendo ser líquida, solida o gaseosa, que es capaz de producir reacciones negativas en el organismo como causar enfermedad, alterar el sistema nervioso, digestivo o reproductor, provocar lesiones de tejidos o inclusive la muerte.

Algo que debe tenerse muy en cuenta, es que cualquier sustancia puede convertirse en un veneno si la cantidad es muy alta. Esto significa que cosas como el azúcar, el agua e inclusive el oxígeno pueden ser venenosas en dosis muy altas. De la misma forma, hay sustancias consideradas como venenos que pueden ser inofensivas si son consumidas o administradas en dosis lo suficientemente bajas. Un ejemplo de esto es el cianuro, que se encuentra en las almendras.

¿Que es el veneno?

primero que nada debes entender lo que esto que vas a poner alrededor de tu casa y tus seres queridos así que pon atención.
Cualquier sustancia química en la forma sólida, gaseosa o líquida que cause daño a un ser vivo es considerada un veneno.

Efectos del veneno

  • Enfermedades
  • Lesiones
  • Alteración al sistema digestivo y reproductor
  • Muerte

¿Qué es la toxicidad?

El termino toxicidad hace referencia a la capacidad que tiene una sustancia para causar daños y perjudicar a un organismo. La toxicidad en el veneno depende de tres factores: la dosis, las características de la sustancia y las características del organismo que la recibe. Un ejemplo para ilustrar estos tres factores es, como ya habíamos mencionado, el caso de las almendras amargas.

Las almendras amargas, contienen un químico llamado “amigdalina” (que sería la sustancia), la cual se descompone a través de hidrólisis con el agua presente en la saliva en glucosa, benzaldehído y ácido cianhídrico o cianuro (lo que sería la característica del compuesto). Los seres humanos son afectados gravemente por el cianuro (siendo la característica del organismo). Sin embargo, las almendras no contienen demasiado del compuesto por lo que comer una no es mortal (siendo esta la dosis).

Diferencia entre tóxico y veneno

El determinar las diferencias entre tóxico y veneno es algo complejo, pues muchas veces son consideradas como la misma cosa. Sin embargo, podemos distinguirlas si prestamos mucha atención a las definiciones.

Cuando hablamos de un tóxico, o una sustancia tóxica, nos referimos cualquier sustancia capaz de causar efectos nocivos en el organismo. Aunque pueda sonar muy similar a la definición de veneno, hay que señalar que los tóxicos se refieren a sustancias tanto biológicas como no-biológicas, mientras que los venenos son siempre sustancias biológicas. Con estas definiciones en mente podemos hacer la afirmación de que todo veneno es una sustancia tóxica, pero no todos los tóxicos son venenos.

¿Qué son las toxinas?

Llamamos toxinas a toda sustancia venenosa que es producida por algún organismo orgánico, ya sea un animal, una planta o una bacteria. Estas sustancias están compuestas por moléculas pequeñas, péptidos y proteínas que ocasionan reacciones nocivas al entrar en contacto con enzimas o receptores celulares de otros organismos. Estas, al ser de carácter biológico, suelen ser llamadas “biotoxinas” para acentuar esta característica.

Tipos de toxinas

Los tipos de toxinas están dictados porque el organismo produce la sustancia y el efecto que esta ocasiona. Hay que mencionar que ciertos organismos son capaces de producir más de un tipo de toxinas.

Cianotoxinas

Este tipo de biotoxinas son producidas por cianobacterias y pueden ser encontradas en cuerpos de agua, los cuales tornan de un tono rojizo y provocan un mal olor. La ingesta de estas toxinas puede ocasionar desde malestares gastrointestinales y erupciones cutáneas hasta causar daño en los órganos y en los procesos biológicos.

Neurotoxinas

Las neurotoxinas son todas las sustancias que afectan directamente el sistema nervioso de los animales bloqueando los canales iónicos como los de las neuronas, causando parálisis, problemas cardiacos, alucinaciones, entre otros efectos. Entre los organismos que pueden producir estas toxinas están las viudas negras, la serpiente “Lachesis muta” o cuaima piña, el pulpo de anillos azules, la “cubozoa” o cubomedusa, y varios tipos de algas y cianobacterias.

Miotoxinas

Este tipo hace referencia a las toxinas formadas por péptidos básicos que causan daño severo en las fibras musculares causando parálisis. Entre los organismos que son capaces de producir esta biotoxina se encuentran las serpientes de cascabel y el “Pogona barbata” o lagarto barbado.

Citotoxinas

Estas son biotoxinas que atacan directamente a las células de forma individual, ya sea de una forma no específica, atacando cualquier tipo de célula, o de forma concreta, atacando tipos específicos de células. Este tipo de sustancias pueden encontrarse en el tártago y algunos tipos de hongos.

Apitoxinas

El nombre de esta toxina viene del latín “apis” que significa abeja, esto se debe a que es producida por las obreras de varias especies de abejas y es un tipo de citotoxina. Esta provoca hinchazón, irritación y dolor en la zona afectada, teniendo el potencial de ser extremadamente peligrosa según el área donde se suministre. Un ejemplo es si es administrada en el tracto respiratorio de un animal, la inflamación obstruiría el tracto causando que el animal se sofoque.

Clasificación de venenos

Los venenos podemos clasificarlos en diferentes categorías dependiendo de su procedencia y composición de la sustancia. Esto significa que se separan las sustancias dependiendo de si son de procedencia natural o si son sintetizadas y producidas por los humanos.

Minerales

Los venenos minerales, como su nombre lo indica, son aquellos de origen mineral. Esto significa que son compuestos orgánicos e inorgánicos de origen natural con una estructura cristalina. Un ejemplo de este tipo es el arsénico, el cual es un metaloide y como compuesto inorgánico puede causar graves problemas óseos, dermatológicos, neurológicos entre otros, llegando inclusive a ser mortal.

Artificiales

Esta clase de venenos no puede ser encontrada en los ambientes naturales, en cambio, existen gracias a la manufactura humana. Estos pueden tener una base natural o ser compuestos totalmente nuevos. Un ejemplo de estos venenos son los pesticidas, la morfina o las lejías.

Animales

Estos venenos, considerados como toxinas, son los producidos por las glándulas venenosas de algunos animales como las serpientes, los escorpiones o los ornitorrincos. Existen muchos tipos de venenos animales y pueden causar diferentes efectos neurotóxicos, necrosis, o muerte de tejido, hemorragia e incluso parálisis

Vegetales

Estos son los venenos producidos por algunas plantas como la “belladona” y, al igual que los animales, son considerados toxinas. Muchas de las plantas medicinales contienen sustancias venenosas que son aplicadas en pocas cantidades para tratar algunos males o dolencias. Ejemplos de este caso son la misma belladona y la “cicuta”, las cuales tienen propiedades sedantes en pocas cantidades, pero en dosis altas pueden llegar a ser mortales.

Tipos de veneno

Además de las clasificaciones anteriores podemos diferenciar los tipos de venenos según los efectos que estos causan en los organismos a los que les son administrados. Es importante decir que muchos seres vivos tienen distintas respuestas ante ciertas sustancias tóxicas y venenos, por lo que los tipos de estos son determinados generalmente por los efectos sobre los humanos.

Venenos corrosivos

Este tipo de venenos encapsula a las sustancias con un alto valor acídico o básico, lo que significa que su “pH”, o potencial de hidrógeno, dista mucho del valor neutro que es 7. Los efectos que estos causan son la destrucción abrasiva de los tejidos como la piel. Unos ejemplos comunes de este tipo de venenos son el amoníaco, el cloro y el ácido clorhídrico, el cual está presente en los jugos gástricos humanos.

Venenos irritantes

Este tipo de venenos son aquellos que afectan directamente las mucosas, causando irritación e inflamación. Estas sustancias pueden ser absorbidas por el organismo lentamente sin mostrar síntomas hasta que de un momento a otro se producen reacciones repentinas que evidencian las lesiones. Ejemplos de esto son el arsénico, el mercurio, el yodo y, de formas leves no nocivas, los laxantes.

Venenos narcóticos

Estos son los venenos que afectan los sistemas del cuerpo, siendo el sistema nervioso, el sistema respiratorio y el cardiaco. Estas sustancias atacan los órganos internos como el corazón, el hígado, los riñones e inclusive el cerebro, pudiendo causar paros cardiacos, deficiencias renales y hepáticas, alucinaciones, desmayos y, en casos extremos, la muerte. Algunas sustancias que entran en este tipo son el alcohol, el cianuro, la belladona y el mercurio. Este último puede obstruir los neurotransmisores, lo que causa un colapso total del organismo.

Pesticidas

  • Pesticida – para matar plagas.
  • Herbicida – para matar plantas que no queremos.
  • Avicida – para matar aves.
  • Biocida – sustancia que mata organismos vivos.
  • Fungicida – para matar hongos.
  • Microbicida – para matar o aminorar los microbios.
  • Parasiticida – para matar parásitos.
  • Espermicida – para matar esperma.

Una o varias mezclas de sustancias para matar, repeler, desaparecer o extinguir una fastidiosa plaga.

Tipos de venenos animales

El reino animal es unos de los mejores lugares si estas en busca de venenos, pues muchas especies tienen la capacidad de producir estas sustancias que, como mencionamos anteriormente, son llamadas toxinas. Esta clase de venenos suelen cumplir una de dos funciones: la de defensa y la de depredación, aunque en ocasiones cumplen ambas funciones.

Defensa

La función de defensa, como su nombre lo implica, sirve para defender o proteger al animal portador contra depredadores o atacantes. Estas toxinas y pueden ser utilizados por estos animales de dos formas diferentes, una pasiva y una activa.

Pasiva

La forma pasiva es la que el animal no decide cuando usar, como en el caso de la “ranas punta de flecha” o ranas de dardo venenoso, las cuales segregan un veneno altamente tóxico por los poros de su piel para evitar ser comida por otro animal.

Activa

La forma activa es la que el animal utiliza de forma consciente como un mecanismo para ganar una ventaja para obtener la oportunidad de escapar. Una especie de animal que ejemplifica este caso son los “braquininos”, también llamados escarabajos bombarderos por su capacidad de causar “explosiones”. Esto lo hace mezclando hidroquinona y peróxido de hidrogeno, que causa una reacción exotérmica, dentro de su abdomen para dispararlo en una nube de gas que quema a sus depredadores.

Depredación

Cuando hablamos de esta función nos referimos al uso de venenos por animales con la intención de incapacitar a una presa para su posterior consumo. Este es el tipo en el que pensamos principalmente al escuchar animal venenoso, pues incluye una gran variedad de animales como los reptiles, siendo las serpientes y algunos lagartos, los insectos, encapsulando las arañas, las hormigas, avispas y escorpiones, y algunos invertebrados como caracoles.

Los venenos que entran en esta categoría son utilizados de distintas formas que dependen de las necesidades de su usuario.

Predigestión

La predigestión es el proceso de descomponer un alimento antes de ingerirlo. La mayoría de las víboras y serpientes de cascabel, junto a algunas arañas y bacterias, aplican venenos que poseen necrotoxinas junto a citotoxinas formadas por enzimas con el fin de dominar y predigerir a sus presas para que les sea más fácil el alimentarse.

Parálisis

También podemos hablar sobre los animales, como los escorpiones, la viuda negra, los caracoles cónicos y el pez piedra, que utilizan neurotoxinas para incapacitar el movimiento de sus presas cerebralmente. Similarmente están las serpientes y lagartos que usar micotoxinas con el fin de incapacitar directamente los músculos de sus víctimas.

Hemorragias

Existen también animales que utilizan sus venenos con el fin de crear hemorragias y detener la cicatrización para que sus presas mueran por pérdida de sangre. Algunos ejemplos de esto son la serpiente cuaima piña y el dragón de Komodo, cuya toxina está formada por una enorme cantidad de bacterias en su saliva que provocan hemorragia una severa infección en sus presas.

Un extraordinario ejemplo de un animal que tiene la capacidad de utilizar su veneno de ambas formas, tanto defensiva como ofensiva son las serpientes denominadas como “cobras escupidoras” gracias a la impresionante capacidad de “disparar” veneno. Pueden utilizar un veneno que es una mezcla de neurotoxinas y citotoxinas que es capaz de disolver las paredes celulares para incapacitar y predigerir a sus víctimas o como defensa, escupiéndole en los ojos de sus atacantes causando segura.

Venenos mortales

Existen una gran cantidad de venenos en el mundo, todos con la capacidad de perjudicar gravemente nuestra salud, pero existen algunos venenos más peligrosos que otros que pueden significar, en la mayoría del tiempo, una muerte inminente. Algunos ejemplos de estas terribles sustancias son:

Veneno de la cubozoa

La toxina de esta medusa es considerada uno de los venenos animales más potentes en todo el mundo, ya que la pequeña dosis de 1,4 miligramos de la sustancia puede causar la muerte del ser humano adulto promedio. La muerte generalmente llega a las 12 horas, aunque, al afectar el corazón y el sistema nervioso, puede causar la muerte en minutos debido a ataque cardiacos o por ahogamiento debido a la parálisis dentro del agua.

Toxina botulínica

En veces deseamos un cambio de look como decolocar el cabello pero en ocasiones deseamos algo más enjuvenecedor aquí entra algo conocido como “Botox”, este veneno es una neurotoxina generada por la bacteria “Clostridium botulinum” y es una de las toxinas más letales conocidas por el hombre pues su DL50, o dosis letal media, es de entre 1,3 y 2,1 nanogramos por kilogramo si es administrada de forma intravenosa. Esta sustancia causa parálisis en los músculos, por lo que puede causar fallas catastróficas en nuestro sistema.

Batracotoxina

Este veneno es una neurotoxina y cardiotoxina, por lo que causa un fallo en el sistema nervioso y cardiaco de los animales. Esta es una toxina producida por la “rana punta de flecha” que recibe su nombre gracias a que es utilizada por tribus indígenas para envenenar flechas y dardos. Esto se debe a que su DL50 es de 2 microgramos por kilogramo cuando es administrada de forma subcutánea.

Ricina

La ricina es una toxina producida por las semillas de la planta ricino o tártago. En los seres humanos puede causar hemorragias intestinales, hipotensión, neumonitis, conjuntivitis, miosis, insuficiencia renal y hemólisis de los glóbulos rojos en casos graves, lo que puede conllevar a la muerte. La dosis letal media de esta potente toxina es de 22 microgramos por kilogramo, lo que significa que puede matar a un humano adulto con tan solo 1,78 miligramos.

Maitotoxina

Esta es una sustancia generada por la bacteria “Gambierdiscus toxicus”. La toxina tiene un terrible efecto en los animales, pues causa la muerte de las células del organismo destruyendo sus membranas, lo que conlleva a la necrosis. La letalidad es muy alta pues, aunque no se ha comprobado en humanos, la DL50 en ratones de 50 nanogramos por kilogramo, siendo la más alta de las toxinas no proteínicas.

Sarín

Este compuesto químico es una de las sustancias orgánicas más toxicas que existen. Esta sustancia bloquea los neurotransmisores y si se inhala directamente puede traer la muerte en un tiempo de entre 1 y 10 minutos debido a parálisis muscular en los pulmones. Para las personas que logran sobrevivir, pueden sufrir daños neurológicos permanentes. La letalidad es sumamente alta, pues la DL50 en humanos es de 172 microgramos por kilogramo, 26 veces más letal que el cianuro.

Tetradotoxina

Esta es una de las neurotoxinas más populares y conocidas pues, aunque no conozcamos su nombre científico, sabemos quién la produce, el famoso pez globo. Esta causa la muerte debido a que detiene los procesos del organismo al causar un bloqueo neuronal. La dosis letal media varia un poco dependiendo de cómo se administra, siendo 30 microgramos por kilogramo si es ingerida, 8 µg/kg de forma intravenosa y 2 µg/kg si es inhalada.

Cianuro

Como ya hemos mencionado en puntos anteriores, el cianuro es una toxina encontrada en las semillas de muchas especies de plantas como un mecanismo de defensa. Esta es letal principalmente por el hecho de que impide que el oxígeno sea transportado por los glóbulos rojos. La toxicidad del cianuro es tan alta que l ingesta de unos 200 miligramos pueden matar a un ser humano adulto.

Mercurio orgánico

Todos sabemos que el mercurio es una sustancia altamente tóxica que, si se inhalan sus vapores o entra en nuestro organismo, puede ser altamente perjudicial. Sin embargo, los compuestos orgánicos del mercurio son mucho más tóxicos. Este es un veneno mineral que puede afectarnos incluso entrando en contacto con nuestra piel, pudiendo causar severos problemas al sistema nervioso como la imposibilidad de caminar, dolores y entumecimientos, perdida de la visión y de memoria e incluso la muerte.

Estricina

Este químico orgánico es una toxina generada por la “nuez vómica” suele ser utilizado como insecticida, pero, a diferencia de las demás sustancias de esta lista, no se encuentra por tener una alta toxicidad. La inclusión en esta lista es porque puede ser absorbido por cualquier medio, inclusive a través de los ojos, y provoca muerte en verdad horribles, provocando fuertes espasmos musculares haciendo que el ser afectado muera por asfixia debido al agotamiento.

Compuesto 1080

El fluoroacetato de sodio es una sal, lo que la convierte en un veneno mineral orgánico. Este puede ser encontrado en algunas plantas como mecanismo de defensa y es usado por los humanos como pesticida. Tiene una DL50 en humanos de entre 2 y 10 miligramos por kilogramo y provoca la acumulación de citrato en la sangre, lo que priva a las células de energía y causa una muerte rápida pero sumamente dolorosa. Es importante destacar que no existe un antídoto para este veneno.

Formas de tratamientos de los venenos

Los tratamientos para los distintos tipos de venenos son variados, pues cada uno tiene una forma específica de ser tratado. Un ejemplo son las toxinas de las serpientes, arañas y escorpiones, los cuales tienen antivenenos propios para contrarrestar los efectos específicos. En el caso de venenos corrosivos o irritantes, al ser ingeridos, es recomendable el ingerir leche, pues puede mitigar los efectos sobre la mucosa y diluir mediamente los compuestos, pero debe buscarse asistencia médica inmediata.

El mundo de los venenos es sumamente amplio e interesante, pues es buena idea instruirnos sobre ellos para poder tomar precauciones necesarias. Es por esto que te hemos traído esta pequeña guía, como un corto resumen para ilustrar sobre estas sustancias.

Toma un tiempo para calificarnos

Calificanos
[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]